Inicio > Estrategia de Poker > Cómo jugar al Omaha Poker | Estrategia de Poker para Novatos
Cómo jugar a Omaha Poker

Cómo jugar al Omaha Poker | Estrategia de Poker para Novatos

Compartir en

Si ya has leído nuestra introducción al Texas Hold’em, ahora es momento de aprender a jugar a Omaha.

Las reglas básicas de apuestas, ranking de manos, muestra de cartas y orden de juego son similares a las del Texas Hold’em.

Si bien, hay algunas variaciones en Omaha Poker, como el Omaha Hi-Lo Split 8, nos centraremos en el Pot-Limit Omaha en su versión de dinero real (cash game), ya que son uno de los juegos favoritos de los jugadores de poker online, sobre todo en Europa y Latinoamérica. 

En la siguiente guía te explicamos los pasos más básicos para ayudarte a ganar jugando a Omaha Poker. 

Nociones básicas de Pot-Limit Omaha

Hay cuatro diferencias básicas entre el Pot-Limit Omaha y el Hold’em:

  1. Tienes cuatro cartas en mano en PLO.
  2. Debes usar dos cartas de las que tienes en tu mano para hacer tu mano final (no puedes usar cuatro cartas de la mesa y una de tu mano).
  3. Omaha siempre se juega con un límite fijado, por lo que no todo el mundo puede ir all-in en cada mano.
  4. Verás manos más grandes de vez en cuando (porque todo el mundo tiene más cartas).

Si eres capaz de recordar estas cuatro facetas básicas del juego, entonces estarás por delante de un gran número de jugadores que aún no conocen el Omaha poker.

Consejos especiales para principiantes de Omaha

Las manos inciales en Omaha consiste en tener el doble de cartas que en Texas Hold’em. Lo primero que debes de darte cuenta es que no solo hay dos veces más combinaciones… ¡si no que son seis veces más!.

Por ejemplo, recibes una mano A-K-J-T, y puedes combinarlas decentemente en seis manos fuertes como: AK, AJ, AT, KJ, KT y JT.

Por eso, en Omaha, la mano media a la hora de enseñar las cartas (showdown) es mucho mejor que en Texas Hold’em. Por ejemplo, cuando tres cartas salen de manera adecuada en la mesa, es sencillo que alguien tenga color, y así sucesivamente.

Para ajustarte a esta variante, necesitas ser muy exigente a la hora de elegir tus manos iniciales. Preferiblemente, las cuatro cartas deberán estar conectadas de alguna manera, por rango o por figura. Por ejemplo, una mano como 8-7-6-6 es más fuerte que una A-K-8-3.

Ten en cuenta que, a diferencia del Hold’em, DEBES usar EXACTAMENTE, dos de tus cuatro cartas en Omaha. Eso significa que si hay cuatro picas en la mesa, y tú solo tienes una, NO TIENES UN COLOR.

El juego pre-flop en PLO es más importante que en Hold’em debido a la naturaleza del juego con el tamaño de las apuestas limitado al del bote y el mayor número de combinaciones posibles de manos iniciales.

Adecúa tu juego a la mesa y utiliza tu posición para conseguir ventaja y estar siempre en disposición de conseguir lo máximo de cada situación para ganar de forma regular en las mesas de cash de Pot Limit Omaha.

El PLO es esencialmente lo mismo que el Hold’em, salvo que tienes cuatro cartas en mano en lugar de dos. Las rondas de apuestas y clasificaciones de manos son exactamente las mismas que en Hold’em.

Pot-Limit Omaha es una versión más llena de acción que el Texas Hold’em, por lo que si buscas algo nuevo, este es tu juego de poker.

Jugando a Omaha Poker

¿Jugamos al Omaha?

¿Cuál es una buena mano inicial en Pot-Limit Omaha?

Esta es otra de las grandes áreas que es prácticamente diferente al poker Texas Hold’em, ya que tienes cuatro cartas en lugar de dos. Por lo que os lo aclararemos inmediatamente.

A-A-A-A no es la mejor mano. De hecho, es una mala mano, ya que no puedes mejorarla.

En Cambio, en Pot-Limit Omaha, debes centrarte en hacer manos con parejas fuertes. La mejor mano realmente en PLO es A-A-K-K de dos palos diferentes.

Desafortunadamente, tus posibilidades de conseguir esta figura son extremadamente raras. Cualquier A-A más una pareja alta es tan buena combinación como la mano A-A-J-T. Siempre debes pensar en tu posible combinación de cartas.

Aquí os damos un ejemplo de lo que son las 10 mejores manos iniciales en Pot-Limit Omaha (Todas de dos palos, por supuesto –suited-), pero ten en cuenta que las manos en la partida no suelen ser tan comunes.

  • A-A-K-K
  • A-A-J-T
  • A-A-Q-Q
  • A-A-J-J
  • A-T-T
  • A-A-9-9
  • A-A-x-x
  • J-T-9-8
  • K-K-Q-Q
  • K-K-J-J

La importancia de las figuras

Mientras que en el Texas Hold’em puedes encontrar variedades de juegos, con un límite fijo, con pot-limit (límite de bote) o no-limit, en Omaha es rara la vez que se juega usando una estructura sin límite.

Esto se debe a que las figuras que se pueden crear con las cartas son bastante poderosas. Ir All-in antes del Flop sería una estrategia común para los jugadores, dando poco resultado y haciendo que el juego sea poco atractivo.

En su lugar, el Omaha se juega con una estructura de límited de apuestas fijo o con un límite de bote. Esto es importante ya que son dos modalidades completamente diferentes del juego.

Proyectos vs. Manos Completas en Omaha con Límite Fijo

En Omaha con límite fijo es casi siempre correcto arriesgarse a concretar un proyecto que, de completarse, te daría la mejor mano de la mesa. Los botes a menudo son muy grandes en relación al costo de cada apuesta, por lo que las probabilidades de bote también son altas.

La otra cara de este mismo asunto es que tal vez no sea correcto apostar si ya has concretado un proyecto de mano, y asumiendo que este no puede mejorar. Por ejemplo, imagina que tienes 3-3-10-10 y el flop resulta ser 3-A-A.

Probablemente la tuya sea ahora la mejor mano. Sin embargo, los dos ases restantes probablemente están en la mano de alguno de tus oponentes, por lo que sería raro que tiraran las cartas si realizas solo una apuesta. Esto significa que si aparece una tercera carta para completar sus manos, tú perderás. Quizá no valga la pena invertir en una apuesta e incluso quizá debas considerar tirar las cartas si otro jugador apuesta.

Proyectos vs. Manos Completas en Omaha con Límite de Bote

En el Omaha con límite de bote la situación es bien distinta. Si puedes efectuar una apuesta del tamaño del bote, puede ser posible limitar la cantidad de oponentes que pueden llegar a vencerte a uno: uno de los que consigan uno de los dos ases restantes.

Si uno de los ases apuesta antes que tú y tú duplicas el bote, o si apuestas una cantidad igual a la del bote y uno de los ases lo duplica, es probable que el otro as asuma que otra persona ya tiene tres ases (imposible, pues tú tienes dos de ellos, pero la otra persona no lo sabe) y tire las cartas, convirtiendo tu mano en la mejor.

Asimismo, si alguien realiza una apuesta del tamaño del bote y dicha apuesta es vista o subida antes de que tengas oportunidad de actuar, podrías optar por tirar las cartas ya que los dos ases podrían ya ser parte de manos poderosas.

El Omaha con Límite de Bote es un juego traicionero que puede resultar caro para los poco experimentados. Empieza tu transición hacia este juego apostando con ciegas bajas, y luego asciende a medida que te acostumbres a la estructura y dificultades de la variante.

Las WSOP cuentan con eventos Omaha

El Omaha es una modalidad muy practicada

La importancia de la posición en Omaha

En el Texas Hold'em, pocos jugadores pueden argumentar en contra de la importancia de la posición. En el Omaha, sin embargo, puede no resultar tan claro si la posición importa tanto o no. La respuesta es un rotundo sí, por prácticamente las mismas razones.

Posición en Omaha con Límite de Bote 

En el Omaha con límite de bote la posición es crucial; quizá más que en el Texas Hold'em sin límite. En el Texas Hold'em sin límite, un jugador en una buena posición ha reunido más información que los que lo han precedido. Pero en el Omaha con límite de bote, el jugador en una buena posición no solo tiene más información, tiene más opciones.

Esto se debe a que si en una posición temprana un jugador sube la apuesta e incrementa el bote, el jugador situado en una posición tardía es capaz de ver la apuesta sin invertir demasiadas de sus fichas. Sin embargo, el jugador tardío también puede volver a subir la apuesta hasta una suma que puede resultar prohibitiva para el jugador temprano, ya que el tamaño del bote tal vez se haya duplicado.

Por este motivo, existen ocasiones en que tal vez sea correcto jugarlo todo (all-in) o casi todo antes del flop si te encuentras en una posición temprana con buenas cartas. Puedes hacerlo con un sistema de pasar-subir, o reenvidando la apuesta de otro jugador en una posición aún más temprana. 

Posición en Omaha con Límite Fijo 

Las consecuencias de la posición en el Omaha con límite fijo no son tan potencialmente devastadoras como en el Omaha con límite de bote, pero todavía pueden ser muy importantes. Si un flop peligroso aparece en el Omaha, es por lo general algo tonto arriesgarse a apostar fuerte en el bote, con todas las posibles combinaciones de cartas fuertes que hay ahí afuera.

Sin embargo, debido al peligro que conlleva permitir que los oponentes realicen proyectos, es mucho menos probable que en el Hold'em que un oponente efectivamente proyecte una mano fuerte. Por lo tanto, si todos pasan en el flop y es tu turno de apostar en el Omaha, tienes mejores oportunidades de robar el bote que en muchas más situaciones de Hold'em. 

Posición en Omaha Alto-Bajo 

Al igual que en el Omaha alto, poseer una buena posición en el alto-bajo constituye una ventaja. Si posees una mano con buenas posibilidades de ser la mejor mano baja, tal vez te sientas mucho más inclinado a jugar si muchos otros jugadores han visto y apostado los incrementos de otro. Un bote impredecible puede resultar en un reparto ventajoso.

Si ves la apuesta en una posición temprana y la mayoría de los jugadores tiran las cartas después de ti, tal vez te veas jugando por la mitad del bote en una situación con pocas probabilidades a tu favor. Por ello, al igual que en el Hold'em, deberías reforzar tus propios requisitos de mano inicial cuanto más temprana sea tu posición.

Estrategia en el Omaha

Los jugadores de Texas Hold’em, a menudo, piensan en pasarse a la modalidad de Omaha cuando se aburren del que, hasta ahora, ha sido su juego, tanto en vivo como online. Sin embargo, las estrategias a seguir para el Omaha no son las mismas que en el Texas Hold’em.

De hecho, tener una mentalidad de Texas Hold’em en una partida de Omaha te puede llevar al traste. Así que aquí os dejamos algunos aspectos de la estrategia de Omaha poker que debes seguir.

Sobrevalorar ases

Cuando los jugadores pasan del Texas Hold’em al Omaha Poker, tienden a caer en la trampa de sobrevalorar ciertas manos, especialmente con ases.

Por ejemplo, en Texas Hold’em, con Ases en mano las posibilidades de ganar son de un 77% contra una mano como 8-7. En Omaha, una mano como A A K K solo tiene un 59% de ganar contra una mano como 7 8 9 10.

Incluso, las manos grandes en Omaha no tienen una gran ventaja sobre otras manos, y los jugadores con una mentalidad Hold’em tienden a jugar más este tipo de manos.

Evaluación de la mesa

No hay manos Pre-Flop en Omaha poker que tengan una gran ventaja sobre otra. Así que muchos jugadores van directamente a ver el Flop como parte natural de su juego.

Una vez llegues al Flop, necesitas evaluar tu mano de la manera más profunda posible, incluso más que en el propio Texas Hold’em. Las dos cosas que necesitas hacer en cada calle (carta que desvela el crupier) es evaluar tu mano y qué posibles manos potenciales pueden salir en la mesa y pueden desequilibrar el resultado.

En primer lugar, es necesario saber qué tipo de figurar o incluso otras figuras tienes. Para aquellos que sois nuevos en el juego, obtener una nueva figura (redraw) es cuando puedes obtener algo más aparte de lo que ya tienes en el Flop.

Por ejemplo, si tienes una buena escalera y aparte tienes un color, tu segunda opción será la del color. A continuación, tendrás que evaluar qué manos potenciales podrían estar ahí y que sean mejor que la tuya.

Si empiezas con 10 9 8 7, y en el Flop caen 6 7 2, estas ahora mismo entre lo que se conoce como “Wrap Draw”, que es cuando consigues una escalera con el Flop y puedes seguir aumentándola con las dos cartas restantes, y una pareja de sietes.

En este caso, cualquier diez, nueve, ocho o cinco te darían una escalera. Tienes 13 outs para tu escalera. Pero, ¿qué otras figuras puedes hacer? En este caso, no tienes ninguna. Tu oponente podría estar en la misma situación, con escalera, que tú, por lo que tendrás que buscar la oportunidad de conseguir un color, o las dobles parejas o un trío (set).

Los torneos más importantes del mundo tienen Omaha

Aprende la estrategia para jugar en todo el mundo

Omaha Poker - ¿Estrategia para jugar Pre-Flop?

El juego pre-flop en PLO es más importante que en Hold’em debido a la naturaleza del juego con el tamaño de las apuestas limitado al del bote y el mayor número de combinaciones posibles de manos iniciales.

Adecúa tu juego a la mesa y utiliza tu posición para conseguir ventaja y estar siempre en disposición de conseguir lo máximo de cada situación para ganar de forma regular en las mesas de cash de Pot Limit Omaha.

Pot Limit Omaha tiene un gran número de manos iniciales posibles, lo que hace que sea una variante muy atractiva para los jugadores ávidos de acción, quienes confían en completar su mano y llevarse un gran bote.

Esta estrategia de jugar muchas manos con el objetivo de conseguir un bote grande no es sólida ni acertada ya que puede llevarte a pérdidas demasiado altas.

Si quieres evitar estas y luchar por conseguir beneficios desde el principio, aquí tienes algunos aspectos del juego pre-flop que te ayudarán a mejorar tus resultados en las mesas de cash de Pot Limit Omaha.

1. Debes estar atento al tamaño de las subidas

Uno de los puntos que define a los jugadores de PL Omaha es el tamaño medio de los botes pre-flop, en oposición al showdown. En muchos casos, los jugadores pueden entrar en la mano de forma barata y ver muchos botes.

Esto hace que un alto número de jugadores tengan las odds implícitas suficientes para especular en ciertas manos, unas odds que no tendrían en otras variantes como Texas Hold’em.

Esta bendición puede también ser al mismo tiempo una maldición, dependiendo del nivel de agresión del resto de jugadores de la mesa y de las cartas que tengan. Mientras el tamaño de las apuestas antes del flop suele ser pequeño, tras mostrarse este, las subidas y apuestas suelen ser del tamaño del bote.

Si el bote tras el juego pre-flop es de 10$, un jugador puede realizar una apuesta en el flop de 10$, que puede ser seguida por otra de 20$ y una 3bet de 40$.

Esto también podría ocurrir en el juego pre-flop si alguien en posición sube un bote de 8$. La ciega grande podría responder con 16$ y alguien realizar una nueva apuesta de 32$.

Los botes en Pot Limit Omaha tienden a crecer más que los de NL Hold’em.

2.  La posición es incluso más importante

La posición en PL Omaha es, en general, más importante que en cualquier otra forma de poker. La razón es que el tamaño, relativamente pequeño, de las apuestas, sobre todo al principio de la mano, puede darte más información de la mano que, por ejemplo, en Texas Hold’em.

Si estás en últimas posiciones pre-flop y ver multitud de subidas antes de llegarte la mano, tu decisión será más fácil de lo que sería en NLHE. En Hold’em, tienes que tener en cuenta la agresión más que en Omaha.

Presta atención al tamaño de tus subidas.

En PLO, los jugadores apostarán basándose en el potencial de su mano con el objetivo de construir un gran bote.

Entrar en la mano estando en posición inicial te costará también más en Pot Limit Omaha. Primero, porque solo puedes subir el tamaño del bote, pero más importante, porque no hay manos muy favoritas sobre el resto, tal como sí ocurre en Texas Hold’em.

Jugar fuera de posición en PLO puede salirte muy caro y puedes terminar invirtiendo la mayoría de tus fichas, comprometiéndote con una mano que podría no desarrollarse lo suficiente para ser ganadora.

Para terminar, debes tener cuidado con abrir tu rango estando en posición. Las manos débiles tienden a tener un alto coste en PLO, por lo que debes jugar estas con mucho cuidado.

3. El equilibrio es crucial

Un elemento importante en la estrategia de Pot Limit Omaha es variar y adecuar tu juego dependiendo de los rivales que tengas en la mesa. Por ejemplo, los juegos de apuestas bajas y microapuestas tenderán a ser superagresivos o realmente tight. La forma en que ajustes tu juego a las condiciones de la mesa determinará tu éxito.

En las partidas más agresivas, una estrategia tight que se centra en el control del bote es, por norma general, la más apropiada. Por ejemplo, si hay un jugador superagresivo en la mesa, debes intentar mantener el bote pre-flop lo más pequeño posible para tener las mejores odds implícitas.

Cuando hay muchas subidas pre-flop, debes intentar entrar en juego solo con las mejores manos iniciales posibles. En caso de tener manos fuertes como AAKK o AAKQ con color dos a dos (dos cartas de un color y dos de otro), intentarás centrarte en aislar, en la medida de lo posible, a un solo jugador.

Si en la mesa hay muchos jugadores limpeadores (que entran en la mano, pero sin subir la apuesta), entonces tienes varias opciones. Puedes intentar ser un maniaco y subir el tamaño del bote con mayor frecuencia o puedes centrarte en jugar manos que tienen un alto potencial de completar un proyecto.

Manos con cartas consecutivas de tamaño medio (tipo 4-5-6-7) y manos con dos cartas de cada color son beneficiosas para jugar y divertidas en este tipo de mesas.

Si decides centrarte en manos con un mayor potencial de completar proyectos, principalmente si estos te ofrecen las nuts, el comienzo de las hostilidades llega cuando un jugador consigue completar su mano. Si eres ese jugador, debes conseguir el máximo valor, el máximo premio posible por ella.

Omaha: Un juego de pequeñas probabilidades

Los jugadores que ese estén pasando al Omaha poker desde el Texas Hold’em, deben ser conscientes de que el juego no tienen las mismas probabilidades a los que están acostumbrados.

En Texas Hold’em, manos como Ases son las grandes favoritas para llevarse botes frente a otras, los jugadores pueden tener mucha ventaja. Esto no ocurre en Omaha, cuando las probabilidades son mucho más pequeñas. Las manos con muchas probabilidades de ganar no son tan dominantes como parecen.

Por ejemplo, si tienes una buena mano con 20 outs para ganar, los jugadores de Texas Hold’em se prevé que tienen un 80% de posibilidades de ganar. Sin embargo, esto no ocurre en Omaha.

Cualquier jugador que tenga una pareja más alta que tu escalera, hará que bajen tus probabilidades en un 73%. Si cualquier jugador tiene un trío, entonces tus probabilidades caen en un 54%. Tendrás que intentar ser el favorito en todos esos Flips que te juegues.

Probabilidades pequeñas = Grandes Altibajos

Puesto que los márgenes son muy pequeños, las oscilaciones en tu bankroll estarán basadas en la suerte. A largo plazo, las oscilaciones y altibajos suelen ser brutales. Los mejores jugadores son aquellos que aprovechan estas posibilidades en el momento correcto.

Tener una mentalidad de Texas Hold’em para intentar triunfar en el Omaha Poker es una receta que está hecha para el fracaso. Los juegos parecen similares, pero realmente son diferentes en cuanto a juego, probabilidades y estrategia.

Mientras que varios conceptos de poker son universales, la mayoría de los conceptos del Texas Hold’em perderían dinero en el Omaha. Independientemente de lo que muchos te hagan creer, Omaha no es el Texas Hold’em de cuatro cartas. Es su propio juego y debe ser entendido como tal.

Comentarios

Publica tu comentario

Posting comments has been disabled.

Comentarios

Nadie ha comentado aún en esta página.